El porcentaje de licencias docentes bajó al 4%


docentes-bajoLas licencias docentes han disminuido considerablemente desde mediados del año pasado. 
Los indicadores de Reconocimiento Médico Docente señalan que desde noviembre del año pasado a marzo último el máximo porcentaje de ausentismo fue del 4 por ciento.

El organismo ha conformado los indicadores para determinar la situación de licencias en el ámbito educativo y aseguran que la baja es considerable y no se detiene.

Las licencias de los educadores siempre han sido materia de debate por considerarse elevadas, lo que al parecer se ha modificado.

Analía Ominetti, directora de Reconocimiento Médico Docente, se refirió a la situación y explicó que “las licencias en general han bajado enormemente, el índice de ausentismo viene en descenso en los últimos meses, vale la pena decirlo, aun antes del Reconocimiento Médico Docente, cuando trabajamos con las cifras el verdadero índice no es tan alto como se cree y está dentro de los mejores indicadores de la región o del país”.

En la misma línea, explicó que “respecto al año pasado, el descenso es sostenido y permanente, no hay tantas licencias como creemos que hay. Tenemos indicadores reales, quizás debemos ajustar por departamento por el problema de la carga de las licencias del interior de los últimos meses, pero en forma general se puede decir que el índice  más alto que hemos tenido en los meses de mayor patología, que han sido noviembre del año pasado y marzo de este año, nunca superó el 4 por ciento de ausentismo”.

 

Largo tratamiento 

Ayer, el ministerio de Educación emitió una circular recordando a la docencia del interior que las licencias por largo tratamiento deben tramitarse en las oficinas de Reconocimiento Médico Docente.
Los certificados médicos que impongan más de 15 días de licencias deben ser autorizados en las  oficinas del organismo en Capital.

Al respecto, Ominetti explicó que “en realidad no hay una variación en relación a lo que existía antes cuando estaba el Reconocimiento Médico único, siempre fue la norma que el docente o agente del interior viniera a la Capital a hacer el control de Reconocimiento médico, básicamente porque en el interior nadie que tenga un poco más que un dolor de muela se queda en el interior, viene a tratarse con un médico de aquí y de ahí hace el trámite”.

En idéntico sentido, explicó que “en el interior nos cuesta, porque es lenta la conectividad y todo es más lento para darle el alta oportuna a un suplente y que pueda cobrar en tiempo y forma. En realidad si el evento de la licencia por largo tratamiento es corto, de menos de 15 días, se mantiene la misma postura que antes. Si supera los 15 días, para que podamos constatar la enfermedad, dar el alta temprana al suplente se hace en Capital”.

En relación con la necesidad del control en las oficinas de Capital, Ominetti expresó: “Nadie le quita de ninguna manera al docente su derecho de estar enfermo, atender su afección, tener el tiempo necesario para recuperarse pero tenemos que constatar la enfermedad con la evidencia médica adecuada para saber el tiempo, porque si no eso significa un gasto enorme para el Estado, cuando están las licencias se dan por más tiempo del previsto. Porque también se dan casos en que el suplente también se enferma y hay que designar otro suplente y de repente tenemos tres suelos en un mismo cargo cuando la afección del primero no era para tanto. Si uno puede constatar la situación del primero se evita todo esto”.

Comentarios

Ultimo Momento