Juan Castro, el antes y el despues del periodismo de una generación


El 5 de marzo pasado se cumplió un nuevo aniversario de la muerte de el joven periodista Juan Castro, todos los que lo conocían lo describen como “un distinto” con todo lo que esas 2 palabras significan.

Creativo e inseguro, necesitado de cariño y la aprobación de los demás. Pero. Pero un exitoso y una máquina humana de trabajar en lo que a el le gustaba.
Algunos afirmaban que en el pináculo de su carrera su producción lo exprimió a mas no poder, incluso estando padeciendo la adicción a las drogas luego de sus internaciones, lo “obligaron” en esa misma semana a salir en televisión para contar su historia: ” ES LA TELEVISIÓN”
Pero en nombre del rating, de las exigencias, del vértigo laboral, de la fama… Juan tuvo que confesar en “Caos en la ciudad”, su programa, cosas como su sexualidad, su vida intima, las drogas, agradecer, pedir ayuda… todo, todo eso en nombre del rating? de la bendita máquina exprimidora de carne.
Pero ni siquiera luego de su muerte se calmaron las aguas, los programas de la tarde, ventilaron sus sábanas, publicaron sus cartas, acusaron a su entorno, revelaron fotos de Juan en medio de sesiones extrañas con chamanes de la psicología, en definitiva prendieron el ventilador en busca de un número, tanto por el lado de vender revistas como el bendito rating.
Por Internet también se levantaron historias, especulaciones turbias que vinculaban al poder político con la muerte de Juan Castro. En ese cúmulo de cosas uno toma dimensión de la importancia de una figura periodística joven quizás “border”, diferente que va hasta la médula en su temática sin importarle que el centro de la noticia era esta vez él y saltar sin red al abismo televisado mediático.
En estos días se vieron homenajes, informes con pianitos de fondo que quizás solo sirva para reflexionar sobre cuando una figura pública,  popular, notoria pide ayuda porque está perdido y lo hace por medio de los canales mediáticos mas insospechados.
Lo cierto es que Juan Castro marcó un antes y un después en el modo de contar historias, desde que era columnista de espectáculos en Telefe, hasta su clásico Zoo y con el éxito en su última etapa de vida llamado “Caos en la ciudad” el recuerdo y mis respetos para Juan Castro “un distinto” .
@demianediaz

Comentarios

Ultimo Momento