PPV y Emergentes: desafíos y oportunidades de los medios populares


Dos medios de comunicación con nuevas propuestas comparten su mirada sobre el panorama actual de la comunicación: la importancia del trabajo en red, los valores colectivos y las luches presentes y por venir.

Revista PPV: medios populares, entre la historia y el camino por recorrer

Por María Quintero* 

La historia y lucha de los medios comunitarios y populares en Argentina tiene más de tres décadas y ha pasado por diferentes etapas hasta ser considerada  como parte del mapa de medios mediante la sanción de la LSCA. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) fue algo así como el DNI de los medios populares que llegó luego de años de una profunda lucha por la democratización de la comunicación. Sin embargo, en estos últimos dos años, el retroceso en materia comunicacional ha sido muy grave, el gobierno de Mauricio Macri orada la democracia con presxs políticos, una desaparición forzada, cruentas represiones, amedrentamiento a medios y periodistas no oficialistas y decretos anticonstitucionales como fue en el caso de la derogación de una docena de artículos de esta Ley que, justamente, favorecían a los medios comunitarios y populares.

Ahora bien, que un gobierno no reconozca a los medios no hegemónicos en su legislación es un muy largo paso atrás, pero no la derrota definitiva. Sabemos que en los países neoliberales tener DNI no asegura la inclusión de una persona al sistema ni que el Estado bregue por su existencia, pero sabemos también que los movimientos de excluidos y desocupados en el mundo han sido los grandes generadores de levantamientos y presiones para con las injusticias de los gobiernos.

En el caso de los medios comunitarios y populares, en los tiempos neoliberales que corren, nuestro gran desafío es no rendirnos ante la exclusión que quiere imponernos el Gobierno Nacional.
Levantar nuestra voz en estos tiempos es continuar incansablemente con la tarea de hacer una comunicación democrática y lograr la sostenibilidad de contenido de calidad y la sustentabilidad del medio de comunicación que nos permitan dar los primeros pasos en el camino a la conquista de nuevas audiencias. Levantar la voz hoy es hacer una comunicación con mirada de género que aporte a las luchas de los movimientos feministas en la defensa de los derechos de las mujeres y que sea profundamente ideológica en cuanto a la igualdad y la justicia social.

Por su puesto, es imposible hacer este trabajo en soledad. Romper con las lógicas de construcción hegemónicas, individualistas por excelencia, debiera ser también uno de nuestros principales objetivos para lograr esa comunicación democrática, igualitaria y antipatriarcal. El trabajo en redes y solidario de todxs lxs que hacemos los medios populares debe ser, sin dudas, la forma de construcción. Romper con la lógica de la primicia, con el llegar primero, es una buena forma de comenzar a transitar ese camino colectivo. Porque, en definitiva, tener la primicia y llegar primero implica, lisa y llanamente, llegar solxs.

La importancia de este trabajo en redes debe ser, además, la articulación para lograr el desarrollo de una masa crítica que subvierta y ponga en crisis los discursos hegemónicos a través de establecer una agenda común que responda a los intereses de las audiencias que han quedado huérfanas tras los sucesivos cierres de medios no oficialistas.

Para conquistar a esas audiencias huérfanas y a las nuevas audiencias debieran sumarse también a este gran desafío de los medios comunitarios y populares las voces autorizadas sobre cada uno de los temas: Las Instituciones, los Organismos, los representantes del pueblo y todxs aquellxs quienes cuestionan la desinformación de los medios hegemónicos. Cuantos más sectores reconozcan la labor de los medios populares, más reconocimiento tendrán en las audiencias.

En definitiva, por lo que los medios no hegemónicos debemos trabajar en estos tiempos, mediante el trabajo colectivo, es en construir una nueva forma de consumir información.  Que saltar el cerco mediático y el blindaje informativo no sean solo slogans sino una nueva forma de acceder a la información sin intermediarios multimillonarios que nos direccionen la voz y la mirada.
Y que nuestro trabajo colectivo sirva también para ampliar las bases de discusión de la nueva Ley de Convergencia que impulsa el gobierno, en la cual la comunicación deja de ser un derecho para ser una mercancía y las audiencias pasan a ser meros clientes.

La década pasada y su política de democratización de la comunicación dejó entrever más claramente los negociados entre la comunicación hegemónica y las corporaciones económicas. Una buena parte de la población comprendió que toda comunicación responde a intereses ideológicos, sin embargo, tal vez no encontró una respuesta en nuestra forma de hacer comunicación. Nuestra oportunidad hoy es la de demostrarles algo que es muy claro y fácil de explicar y entender con solo ver nuestro trabajo diario a pesar de los tiempos que corren y de todo lo que tenemos en contra. Y es justamente a qué intereses ideológicos respondemos. Mientras los medios hegemónicos responden a la ideología y los intereses del mercado y las corporaciones económicas, los medios populares respondemos a la ideología y los intereses del pueblo, tan simple como eso. Somos una herramienta puesta a disposición de los intereses populares y de las luchas populares por la igualdad.  Nacimos para ser parte de la historia y no simples espectadores.

*Directora General de Revista PPV – Periodismo Por Venir- Coop. de Trabajo.

Emergentes*: Musculatura Colectiva 

Una cobertura en Emergentes consiste en delinear un horario, un lugar y una determinada cantidad de personas que van a contar un evento que podríamos llamar “Pauta X”. Las personas pueden tomar fotografías, grabar un video, tomar un testimonio, realizar una transmisión en vivo, observar y escribir. Cualquiera de las herramientas mencionadas confeccionan la narrativa de la “Pauta X” y se sostiene a base de  cimientos conversados y discutidos a nivel editorial cuyas raíces atraviesan rasgando cada arteria de la “Pauta X”: se abre paso a la escucha, se generan preguntas, cuestionamientos, conclusiones y ¿Por qué no? Conocimiento. La cobertura se publica y llega a quienes eligen esas rasgaduras que conforman una narrativa de un nosotrxs expansivo.

En Emergentes ejecutamos esas rasgaduras de la realidad con la voluntad de que los cortes amplifiquen voces y produzcan un efecto expansivo frente a los silencios ya por demás entrenados de los medios hegemónicos. La tarea constituye un desafío frente a esta meta de expansión y amplificación porque exige una musculatura narrativa que solo puede darse poniendo en práctica una labor colectiva. Es decir que el medio es un cuerpo colectivo cuyos músculos se desarrollan mejor cuando están sujetos a tensión y cuando los fibras individuales de cada músculo se transforman en racimos que agrupados generan fuerza, dicho de otro modo, el medio alternativo hospeda su fuerza en la unión de muchas individualidades fibrosas.

Las narrativas son desplegadas en las plataformas de comunicación 2.0 o 3.0 y una vez allí entran en fricción con otros pliegues narrativos cuyo mecanismo de producción de contenidos es similar. Se elabora una red de disponibilidad, compromiso y cobertura colaborativa con tensores que pueden ser diferentes en cada medio pero que a la hora de amplificar y expandir el alineamiento produce textura en esa red, favoreciendo la musculatura narrativa y produciendo artificio.

La gimnasia de amplificación y entramado de voces puede llevarse a cabo detectando los intersticios en la realidad que pueden ser puntos en donde meter las uñas para generar rasgaduras: el feminismo y las disidencias sexuales, los movimientos populares y su presencia en la calle, las luchas de los pueblos originarios, lxs artistas callejeros, el medioactivismo, los movimientos sociales en america latina, las políticas antirepresivas.  Frente a esto el desafío consiste en no caer en el atrofiamiento y afinar mecanismos colectivos y de trabajo en red que puedan hallarle el sentido a un nosotrxs: comunicadorxs, activistas, militantes, estudiantes, lesbianas, travestis, trans, obreras, obreros, intelectuales, artistas, desocupadxs, negros y negras a las que se les niega la existencia, migrantes, mestizas. Hay un nosotrxs en busca de su propia narrativa, de las palabras y de las imágenes que den cuenta de nuestros actos, de nuestras vidas, nuestras luchas y nuestras conquistas.

* Colectivo de comunicación y acción

Comentarios

Ultimo Momento